--------------------------------------------------------------------------

05 junio 2009

SIN PITORREO



El Tribunal de Catania, en el sur de Italia, concedió el arresto domiciliario a un jefe mafioso aún sabiendo que sigue controlando negocios desde la cárcel porque el pobre hombre está deprimido y necesita el apoyo de la familia, no vaya a ser que se nos ponga a llorar.


Se trata de Giacomo Nuncio Ieni, de 52 años, que estaba bajo el régimen 41 Bis, conocido como de cárcel chunga, que impide cualquier contacto con el exterior a los grandes jefes de la mafia con los demás presos.

Ieni lloró en la última audiencia de uno de los procesos en el que se vio implicado y aseguró que no resistía más la cárcel, pobrecillo.

Uno de sus abogados, Giuseppe Lipera, explicó que Ieni ha adelgazado más de veinte kilogramos y que en la cárcel acabaría muriendo, que gran trabajo el de este abogado.

La Fiscalía ha anunciado que presentará un recurso contra la sentencia emitida por el Tribunal de Catania.

El largo historial delictivo de Ieni se remonta a los años ochenta cuando fue acusado (entre otras cosas) de extorsión a una empresa de reestructuraciones, cuando primero no pagó los trabajos que habían hecho en su casa y luego les impuso el pago del pizzo, el impuesto mafioso, lo que viene a ser la mafia de toda la vida.

En 2006 fue arrestado acusado de ser el regente del clan mafioso de los Pillera, ligados a la Cosa Nostra.

La Fiscalía explicó que no acepta que se haya concedido el arresto domiciliario a Ieni, y que si estaba bajo el 41 bis era porque se había demostrado que gestionaba los negocios del clan desde la cárcel.

El abogado del jefe mafioso manifestó, en cambio, que está escandalizado porque el hecho de que los jueces cumplan con la ley provoque escándalo y puntualizó que su cliente está a la espera de juicio, y una vez más manda huevos el asunto!!!

2 comentarios:

suulka dijo...

juer para fliparlo la verdad .

estoi realizando un mini-juego en mi blog y fuiste elegido , si te apetece te pasas por alli.
un saludote

Balle dijo...

Pues voy para allí, a ver el mini-juego...